Category Archives: Kanpainak / Campañas

¡Rompe las cadenas del voto!

Se acerca la fiesta de la democracia…..

El día en el que ejercer el derecho al voto.
Votar, un pequeño gesto,con el que cambiar las cosas…
Bonita manera de tranquilizar conciencias en un acto de falsa libertad,aceptando asi la sumisión a un gobierno. Es un derecho elegir a quien durante los proximos 4 años hara caso omiso de nuestras necesidades…
Durante estas señaladas fechas lxs politicos de todos los partidos competiran por su parcela de poder,utilizando diversos cantos de sirena..

Nosotrxs defendemos la abstención activa.
Abstención,por que votar,en definitiva delegar,no cambia nada.
Activa,porque no votar y no hacer nada,tanpoco cambia nada,lxs únicxs que podemos cambiar nuestras vidas somos nosotrxs.

Por eso proponemos la organización en asambleas de barrio,centros de trabajo…como medio de autoorganización.Asambleas horizontales,donde cada unx participe activamente en la solución de sus problemas como herramienta de lucha contra este sistema y asi recuperar nuestras vidas.

¡ABSTENCION ACTIVA!

Otros enlaces de interés:
http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/politica/tiempo_elecciones/tiempo_elecciones.html
http://www.nodo50.org/juventudesanarquistas/
https://n-1.cc/pg/file/read/899587/panfleto-abstencion-activa”

Advertisements

Día de acción europea contra el capitalismo

 

CNT y EHKL “cierran” en Donosti  los bancos por robo . Lapurketagatik itxita

 


Ezker monarkia zalea eta Estatuaren apologia (kateak berritzen)

 

2012. urtean sartu gara, batzuentzat, munduaren bukaeraren urtea. Iragarpen apokaliptikoak alde batera utzita, ordea, euskaldun eta espainiar batzuentzat atzera begiratzeko urtea ere bada. Batzuek, mundu ikuskera oso bat betiko lurperatzeko jarritako lehen harriaren bigarren mendeurrena ospatuko dute, eta herrian zeuden demokraziaren azken apurrak betiko deuseztatuz Estatu liberal kapitalista modernoaren lehen garaipen ideologikoa laudatu, 1812ko Cadizko konstituzioa, alegia. Besteek, negar egingo diote 1512an galdutako erresuma zaharrari, Nafarroako erresumari. Batzuk zein besteak bat etorriko dira puntu batean: nazio-estatuaren gurtzan.

 

Lehenengoen logika guztiz ulergarria da, askatasunean sinesten dugunok gogotik borrokatu beharrekoa izan arren. Espainia bakar, handi eta askearen defendatzaile sutsuak dira, eta konstituzio hura haien ideologiaren garaipenaren ikur nagusietakoa da. Bigarrenen logika, ordea, ulergaitzagoa da, benetan bitxia. Izan ere, azken boladan gero eta gehiago entzun dira, eta are gehiago entzungo dira, Nafarroako erresumaren diskurtso apologistak, norengandik eta euren burua ezkertiartzat duten zenbait euskaldunengandik. Neurri batean ulertzen dut, bolada labur batez, aspaldi, neuri ere eragin zidan historiaren irakurketa partzial horren lilurak. Bigarren efemeride horri helduko diot testu honetan, beraz, Nafarroako erresuma nostalgiaz goraipatzen dugunean, zer aldarrikatzen dugun argitzeko. Testu honen neurriak eta asmo xumeak laburbildu eta sinpletzea eskatzen didate, eta eztabaidarako eta ideiak gehiago garatzeko heldulekua baino ez du izan nahi.

 

Nafarroako erresumaren minez bizi direnen arabera, hura izan zen euskal Estatua, gure askatasunen oinarri eta egungo Euskal Herriaren independentziaren aldeko argudio nagusi. Horrela, gogora beste lelo badaezpadako batzuk dakarzkigutenak irakurriko ditugu han edo hemen, hala nola “Euskal Herria bat eta bakarra”. Halakoek ezin dute herrien independentzia Estatu barik aditu, ez zaie buruan sartzen. Euren burua guztiz euskalduntzat izanda, ez dira ohartzen pentsaera kolonizatuta daukatela, mundu ikuskera arrotzek ekarritako moldeak errepikatzea amesten dutela, hain maite dituzten jatorrizko euskal herriak mespretxatuz.

 

Berez, bitxia da XXI. mendean bere burua ezkertiartzat, are marxistatzat daukan inork monarkia baten alde egitea. Ulertu behar dugu hegoaldean 1512an galdu ei zen monarkia gure edo orduko euskaldunen askatasunen euskarria zela? Monarkiari “euskal” izenondoa jarrita koroa baleko bihurtzen dugula? Okerra, ikusiko dugunez, bikoitza da. Alde batetik, koroa, monarkia agertze bera, herri askatasunak lurperatzeko lehen harria izan zen, euskaldunek independentzia edo hautazko interdependentzia galtzeko lehen kolpea. Bestetik, ordurako monarkia hark ezer gutxi zeukan euskaldunetik. Monarkia frantsesa zen eta, neurri handi batean, frankoen onerako agintzen zuen, euskaldunen kaltetan.

 

Zein da Nafarroako erresumaren jatorria? Historiografiari apur bat begiratuta, ikusiko dugu haren sorlekua Iruña dela, garai hartako Pompaelus, eta hala, hastapenetan, Pompaelo, Pamplona edo Iruñeko erresuma esango diote. Orduko Iruñeak zerikusi gutxi zeukan euskaldunen askatasunekin, ohiturekin eta kulturarekin. Erromatarrek sortu edo birsortutako hiria izanda, haien legeen eta ikusmoldeen arabera antolatutako hiria zen. Frankoek ere euren nortasuna emango zioten, baita bisigodoek ere. Eta kultura horien gizarte antolamendu hierarkiko eta klasistari eta izaera militarrari zor zion haien klase banaketak bultzatutako oligarkia militar bat bertan errotzea. Lehen erregetzat dugunak, Eneko Aritzak, Banu Qasitarren bultzadari esker eratu zuen bere erresuma, karolingiarrei aurre egiteko. Banu Qasitarrak musulman bihurtutakoak ziren, jatorriz beharbada erromatar-hispanoak, beharbada bisigodoak. Euskaldunak, ez dirudi.

 

Edozelan ere, zer ekarri zien erresumak mendi eta haranetan aske bizi ziren euskaldunei? Errege baten mendeko bihurtzea, horrek dauzkan ondorio guztiekin. Aurrerantzean, herri demokrazia, udaletako herri-batzarretan gauzatzen zena, etengabeko tentsioan egongo zen beti Erregearen botere nahiarekin, herriaren independentzia atzera eginez, urtetik urtera. Inposaketa horrek argudio nagusia izango zuen: indar militarra.

 

Ordura arte euskaldunen artean horizontalak ziren harremanak bertikaltzen joan ziren, eta monarkia izan zen bidea kristautasuna ere erlijio ofizial bihurtzeko, lehenagoko mundu ikuskera paganoa, jatorrizkoa, legez kanpo jarrita. Baita latina eta hizkuntza erromantzeak nobleen artean ofizial bihurtu zituen erakundea ere.

 

Euskal Herriak Estatu bihurtzea kalterako baino ez zen izan euskaldunentzat. Herri demokrazia (errepikakorra da, baina gaur egun, demokrazia hitza hain ustelduta dagoenean, behar ez liratekeen adjektiboak jarri behar dizkiogu, egungo diktadura partitokratikoetatik bereizteko) etengabeko mehatxupean geldituko zen, gero eta gehiago, herriak berak bere buruari emandako gobernu sistema barik, Erregeak (edo Jaunak), “eskuzabaltasunez”, emandako pribilegio edo oparitzat hartuta. Batzar Nagusiak eurak, maiz erabiliko ziren oligarkien interesen alde eta herrien aurka. Adibide argia da, garai batean, Bizkaiko Batzar Nagusien legeak haietan ordezkaritza izateko herriek gazteleraz zekien norbait bidaltzera derrigortzea. Horrela, erdaldunik ez zeukaten herri asko ahotsik gabe gelditu ziren luzaroan, lege hori atzera botatzea lortu zen arte. Ez da kasualitatea foru zaharrak eta berriak hain berandu eta erromantzez idatziak izatea. Ordurako, bazegoen tokian tokiko elite bate herriaren nahia bere interesen arabera berrinterpretatu eta interpretazio hori idatziz jasotzeko. Euskaldunek idatzizkoari (kontratuak, legeak zein literatura izan) zioten mesfidantza oso osasungarria eta zuhurra zen, bai horixe. Bestalde, gaur egungo lurralde erakundeei Batzar Nagusiak esateak txantxa iluna dirudi. Garai batekoek gorde zuten sen demokratiko apurretik izena baino ez dute gorde, haiek ere alderdi interesen aldeko borrokarako esparru bihurtuz, haiek ere frantses iraultzak ezarritako diktadura parlamentarioaren kopia hutsa.

 

Edozein ikuspegitatik begiratuta, Estatu egiturak sortzea izan zen herrien independentzia murrizteko lehen kolpea, eta erresumak eta jaurerriak, egitura hierarkiko eta zentralizatzaileak sortzea hartu behar genuke euskaldunen independentzia galeraren abiapuntu, 1512a baino askoz lehenago.

 

Bestetik, bertsio ofizialak diosku Nafarroako erresumak galtzea euskal Estatua galtzea ekarri zuela baina, benetan zen euskal Estatua 1512an “galdu” zena?

 

Ordurako, Bizkaiko oligarkiak aspaldi zuen erabakia euren Jauna Gaztelako errege bihurtzea, ezkontza bitartez. Gipuzkoa eta Arabako gehiena ere Gaztelaren eskuetan zegoen, lurralde bakoitzeko Estatu buruzagiek erabakita edo okupazio militarraren bidez. Ordurako, foruak errespetatzearen truke, Lapurdiko erakundeek ere Frantzia osatzea erabakia zuten, eta Baiona militarki konkistatua zen. Zuberoa ere militarki okupatua zen. Eta geratzen zen Nafarroako erresuma horretan nork agintzen zuen? Aspaldi, Ximena dinastiaren azkena hil ondoren, Frantziatik ekarria izan zen monarkia berria, Xanpaina familiakoa. Hori XIII. mendean gertatu zen. Alegia, XIII. mendetik, Nafarroako erresuma frantses dinastia biren eskuetan egon zen, Xanpaina familiarenean hasieran, Foix familiarenean gero, tarte labur batez, Frantziako eta Gaztelako erregeen artean partekatuta egonda. Hori zen euskal Estatua? Izan ere, 1512ko konkistaren ostean euskal Estatu “askearekin” zer gertatu zen ikustea baino ez daukagu, monarkiak zer ekarri zuen argi ikusteko: 1589an, konkista ospetsuaren 77 urte ondoren, Nafarroako erregeak Frantziako errege bihurtzea onartu zuen, ezkontza bitartez, horretarako katoliko bihurtuz, eta hurrengo mendean haren ondorengoak koroa biak bat egitea erabaki. Beharbada, Gaztelak Nafarroa konkistatu ez balu, egun frantsesak lirateke nafar guztiak, “euren” erregeari esker. Eta ez da harritzekoa, “nafar” errege horien jatorriari erreparatuta. Azken finean, frantses jatorrikoak ziren, ezta?

 

Bestetik, gogoratu behar da erresumaren “galera” Nafarroako monarkiaren abarotan loditutako handikien arteko norgehiagokak bultzatu edo erraztu zuela, neurri handi batean. Herrien interesekin zerikusirik ez zeukaten agramondarren eta beamondarren arteko liskarrek zabaldu zizkioten ateak konkistari. Euskal Estatuan, Euskal monarkian, boterea eskuratzeko lehiak, azpijokoak eta ustelkeriak beste edozein monarkia zein Estatutan zeuden eta dauden berberak ziren. Eusko labelak ez zituen ez herrikoiago, ez duinago, ez zintzoago, ez demokratikoago, ez eskuzabalago bihurtu.

 

Eta hainbat ezkertiar historia horri begira jartzen dira euskal Estatua aldarrikatzeko, monarkia bat goraipatzeko. Haiek ere, handikien, oligarkien, tiranoen erabakiei begira jartzen dira, haien arabera irakurtzen dute herrien historia. Horrek azaltzen du kanpotik ekarritako beste diktadura mota bat ere, alderdi politikoen eta legebiltzarren bidezkoa, ontzat ematea.

 

Euskal Herriek, ordea, beste historia bati begiratu behar liokete, jauntxoek, eliteek, apaizek, nobleek eta burgesek idatzi nahi izan ez duten historiari, ahal izan duten neurrian ezabatu eta ahaztarazi nahi izan duten behekoen historiari. Herrien historiari, alegia, herri horietan, sarean, borondatez eta horizontalki antolatutako herri burujabeetan baino ez dagoelako benetako independentzia baterako edo, zehatzagoak izateko, hautazko interdependentzia baterako giltza. Estatu guztiek, frantses, gaztelar, espainol zein euskal estatu izan, herrien askatasuna, autoantolakuntza, auzolana eta jabetza komunala suntsitzeko baino ez dute lan egin, euren sorreratik beretik. Monarkia zale berriek, Estatu apologista berriek, ezkertiar izatea zer den aztertu behar lukete. Pentsatu behar lukete, euskal Estatua aldarrikatzen dutenean, Estatuak dakarren guztia, hots, euskal armada, euskal atzerritartasun legeak, euskal polizia, euskal kartzelak, euskal errepresioa, euskal kapitalismoa… ere eskatzen dituzten. Tirania monarkiko bat zuritzeko prest daudela ikusita, beldur naiz benetan hori dena zuritzeko prest ez ote dauden, aurretik “euskal” ipinita autoritarismoa ere eder eta desiragarri bihurtuta.

 

Aurtengo mendeurrenetan zerbait aldarrikatu behar badugu, Estatu ororen desagerpena eta herrien burujabetasuna aldarrika ditzagun, eta bidea egin Euskal Herriek banakako zein taldeko askatasuna eskura dezaten. Izenda ditzagun Estatuak, monarkiak eta konstituzioak oro herrien etsai, herrien azpiratzaile. Udalbiltza, esaterako, eredu interesgarria izan zitekeen, alderdi interesetatik kanpo antolatutako benetako herri-batzarren koordinazio erakundea izan balitz, demokrazia zuzenaren isla, burujabetza de facto baten bidean, baina tamalez, horretatik oso urrun geratu zen, botere borrokaren baitako beste eszenatoki bat bihurtuz. Behetik gorako ereduen lurperatzaile izan diren goitik beherako sistemak aldarrikatzeak ez dio askatasunari mesede handirik egingo.

 

Libertariook erantzukizun historikoa dugu, Estatu ororen aurrean, benetako herrigintza bultzatzeko, eta urte egokian gaude horretan buru-belarri jarduteko. Jose Mari Esparzak bere liburuan erakutsi digunez, historian Euskal Herriak jaso dituzten hainbat mapa egon dira, hainbat politika eta administrazio ikuspegi eta interes jaso dituztenak. Bada garaia goikoen eta garaileen erabakietatik harago, euskal herriek, euskal herritarrek, egun gure herrietan bizi diren biztanle guztiek borondatez, burujabetasunez, askatasunez, behetik eratutako mapa marraztu dezaten.

Asel


Martxoak 31 KAPITALISMOAREN AURKAKO EGUNA

M31rako deialdia Bilbon

Martxoak 31. Elkarretaratzea 12:00etatik 14:00etara, Bilboko Palza
Biribilean, BBVA ondoan; hura lotsagarri uzten ahaleginduko gara. Lan
erreformaren aurka eta M31 Europako kapitalismoaren aurkako ekintza
egunarekin koordinatuta.

31 de marzo. Concentración de 12:00 a 14:00 horas, en la plaza Circular de Bilbao, junto al BBVA, al que intentaremos sacarle los colores. Contra la reforma laboral y en coordinación con el día de acción europeo contra el capitalismo, M31.

 

 

Europako kapitalismoaren aurkako ekintza eguna

Europa eta Europar Batasuna alarma egoeran daude. Azken hiletan, kredituaren uzkurtzea eta euroguneko krisia larriagotu dira, eta Europako zenbait goi-bileratan premiazko neurriak hartu dira kapitalismoa salbatzeko. Politikarien eta hedabideen arabera, neurriok ezinbestekoak dira kolapsoa, atzeraldia eta txirotasun handiagoa saihesteko. Aurre egiten ez badiogu, hondamendi erretorika horrek merkatuaren erreforma neoliberalari prestatuko dio bidea, eta horrek gizarte ondorioak izango ditu datozen hamarkadetan. Lehenengo krisi urteetan, esan ziguten kapitalismoa arautu behar zela, bankuek eta enpresa handiek eurek eragindako krisiaren kostua ordaindu behar zutela. Guztiz kontrakoa gertatu da, ordea: Europar Batasunak, haren Estatu kideek eta sartu nahi duten herriek “lehiakortasun” handiagoan eta austeritate neurri lazgarrietan jarri dituzte euren itxaropenak “konfiantza” eta etekin pribatuak bermatzeko. Baina horrela, hain zuzen ere, sistema kapitalistaren logika suntsitzailea berretsiko da. Kapitalismoa krisia eta ezintasuna da, txirotasuna aberastasun pribatuaren erdian. Antola gaitezen gizarte hobea eraikitzeko!

Krisia sistemikoa da

Azken hamarkadotako globalizazio kapitalistak enpresen eta ekonomia nazionalen arteko lehia areagotu du. Herri industrializatu guztiek sistematikoki desarautu dituzte euren merkatuak, gizarte segurantza eta lan eskubideak murriztu, ondasun publikoak pribatizatu eta gizarte kontroleko bideak indartu; hori dena, bridarik gabeko hazkunde kapitalistaren alde egiteko. Europan ere gure bizimoduak gero eta segurtasun txikiagoa dauka eta gizarte arrakala sakondu egin da. “Goranzko merkatuak” deritzetenetan gizarte krisia etengabea da; desjabetzeetan eta esplotazio gupidagabean agertzen da, Estatuak lagunduta, eta xedea ekonomia nazionala pribilegiatuen alde baino ez haztea da. Azken hamarkadotako eraldaketa neoliberalari esker, finantza merkatuek ere gorakada itzela izan dute. Puntu-com delakoen booma izan, higiezinetako inbertsio funtsak eta finantza eratorriak izan, espekulazio burbuilak banan-banan lehertu dira; goraldi orori darraio jausialdi zalapartatsua. Askok uste duten legez, errudunak ez dira elite txiki baten ustezko zekenkeria eta ustelkeria, nahi eta nahiez guztiok mendean gaituen sistemaren etekinen logikarena baizik.

EBren erregimena gainditzen

2011n, euroguneko krisia eta moneta krisia areagotu egin ziren. Estatu batzuk porrot egitear daude, eta horrek euroa mehatxatzen du. Lehen begiratuan, Estatu horiek “euren gaitasunen gainetik bizi izan dira”. Egiatan, ordea, hazkunde kapitalista zorpetzearen bidez bultzatzen baino ez ziren saiatu; beste askok legez egin zuten, baina zorte txikiagoa izan zuten. Europako Banku Zentralaren (EBZ) laguntza eta milioi askotako “erreskate funts” berriak jasotzeko neurri drakoniarrak ezarri behar dira. Europako “zorra geldituz” “merkatuak lasaitu” nahi dira, langileen, langabetuen eta ikasleen kaltetan, noski. Halaber, irabazi pribatuak ez dira ukituko. Gauza bera gertatzen da Europako eki eta hegoaldeko herrietan; EBk eta Nazioarteko Diru Funtsak (FMI) aurrekontu murrizketa handiak eta pribatizazioak ezarri dizkiete, hori dena, krisia eragin duen EBren lehiakortasun erregimena eta Europako gune ekonomikoen eskakizunak babesteko xedez. Ia oztoporik gabe, Alemania eta Frantziako gobernuek euren interesak ezarri ahal izan dituzte, zenbait desadostasun politiko izan arren. Herri batzuetan, ordea, protesta manifestazio gogorrak egon dira. Mundu osoan sortu dira oinarriko ekimenak ezintasun politikoa gainditzen ahalegintzeko. Baina orain arte, greba masiboek ez dute arrakastarik lortu. Azken finean, sindikatu handiek euren gobernuen politika ekonomikoen alde egiten dute eta konponketa txikiak baino ez dituzte eskatzen, aringarri. Nazio mugetatik harago ez da sindikatu elkartasun eraginkorrik egon. Maila horretan gauzak aldatzea nahi badugu, geuk heldu beharko diogu arazoari.

Hobeto egin dezakegu

Krisiaren europar kudeaketa kapitalismoa bera bezain espekulatzailea da, murrizketa basatiek egonkortasun ekonomikoa eta kredituan oinarritutako hazkundea jartzen baitituzte arriskuan. Kapitalismoan ez dago bide segururik, krisi iraunkorraren kudeaketa baizik. Merezi du gure bizia horretarako galtzea? Hobe dugu elkarrekin merkatuen morrontzaren aurka borrokatzea eta behingoz Europan geure burua antolatzea. 2012ko martxoaren 31ko Europako ekintza eguna lehen urratsa da norabide horretan. Europako zenbait herritan aldi berean burutuko diren manifestazioek, kapitalismoaren aurkako elkartasun ikurra izan ez ezik, Europa mailako eztabaida eta loturak osatzen dituzte. Ekimen emantzipatzaile guztiak gonbidatzen ditugu prozesu honen eraketa osatzera. Bide instituzionaletatik kanpo antolatu behar dugu eta borrokari eutsi. Gure herrien arabera krisiak zenbait forma hartzen du, baina xede berbera dugu: ez dugu kapitalismoa salbatu nahi, gainditu baizik. Nazio interesak defendatzeko politika eta ideologia nazionalistak arbuiatzen ditugu. Gizarte eskubideen etengabeko hustuketaren aurkako borroka garrantzitsua da, baina gure ikuspegiak harago doaz. Kapitalismoaren eta erakunde politikoen ezarpen zitalak amaitu behar ditugu. Protesta askotan eskatutako “benetako demokrazia” kapitalismorik gabe baino ez da posible.

 http://march31.net

Comunicado

Día de acción europeo contra el capitalismo
31 de marzo de 2012 | march31.net

Europa y la Unión Europea se encuentran en estado de alarma. En los últimos meses, se han agravado la contracción del crédito y la crisis de la zona euro, y en repetidas cumbres europeas se han aprobado medidas de urgencia con el fin de rescatar al capitalismo. Según los políticos y los medios de comunicación, dichas medidas son indispensables para evitar el colapso, la recesión y una mayor pobreza. Si no nos defendemos, esta retórica catastrofista pavimentará el camino para reformas neoliberales del mercado que tendrán un impacto social en las próximas décadas. Durante los primeros años de la crisis, se dijo que el capitalismo debía ser regulado, que los bancos y las grandes empresas debían pagar parte del coste de la crisis de la cual ellos mismos eran responsables. Sin embargo, ocurre todo lo contrario: la Unión Europea, sus estados miembros y los países candidatos cifran sus esperanzas en una mayor “competitividad” y en medidas de austeridad brutales para garantizar la “confianza” y los beneficios privados. Pero, precisamente así, confirman la lógica destructiva del sistema capitalista. El capitalismo es crisis e impotencia, es pobreza en medio de riqueza privada. ¡Organicémonos para construir una sociedad mejor!

La crisis es sistémica

La globalización capitalista de las últimas décadas ha agudizado la competitividad entre las empresas y las economías nacionales. Todos los países industrializados han desregulado sus mercados de forma sistemática, recortado en seguridad social y en derechos laborales, privatizado bienes públicos y reforzado los medios de control social, todo ello para favorecer un crecimiento capitalista desenfrenado. Incluso en Europa nuestra vida se vuelve cada vez más insegura y la brecha social se profundiza. En los llamados “mercados emergentes” rige una crisis social permanente, manifestándose en expropiaciones y una despiadada explotación con el apoyo del estado, cuya meta es un crecimiento nacional de la economía que beneficie solamente a los privilegiados. La transformación neoliberal de las últimas décadas ha permitido también la efervescencia de los mercados financieros. Ya sea el boom de las punto-com, los fondos de inversión inmobiliarios y los derivados financieros, las burbujas especulativas han estallado una tras otra; a todo auge le sigue una caída estrepitosa. Los culpables no son, como muchos piensan, la supuesta avaricia ni la corrupción de una pequeña élite, sino la lógica de beneficios del sistema a la que estamos todos sometidos, querámoslo o no.

Superando el régimen de la UE

En 2011, la crisis de la zona euro y la crisis monetaria se agravaron. Algunos estados están a punto de caer en bancarrota, lo que amenaza al euro. A primera vista, estos estados han “vivido por encima de sus capacidades”. En realidad sólo trataron de impulsar el crecimiento capitalista por medio del endeudamiento; lo hicieron como otros tantos, sólo que con menos fortuna. El apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y los nuevos y millonarios “fondos de rescate” están condicionados por imposiciones draconianas. Al “frenar la deuda” europea se busca “apaciguar a los mercados”, obviamente en detrimento de los trabajadores, parados y estudiantes. Asimismo, a las ganancias privadas no se les toca. Lo mismo sucede en los países candidatos del este y sur de Europa a los cuales la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) imponen amplios recortes presupuestarios y privatizaciones, todo ello con el fin de proteger el régimen de competitividad de la UE que ha generado la crisis y las exigencias de los núcleos económicos europeos. Los gobiernos alemán y francés han logrado imponer, prácticamente sin trabas, sus intereses a pesar de ciertas diferencias políticas. En algunos países, sin embargo, ha habido contundentes manifestaciones de protesta. En todo el mundo han surgido iniciativas de base que buscan superar la impotencia política. Pero  de momento las huelgas masivas no han tenido éxito. Al fin y al cabo, los grandes sindicatos apoyan la políticas económica de sus respectivos gobiernos y sólo reclaman paños calientes como paliativos. No ha habido una solidaridad sindical efectiva más allá de las fronteras nacionales. Si queremos que las cosas cambien a ese nivel, tendremos que ocuparnos de ello nosotros mismos.

Podemos hacerlo mejor

La gestión europea de la crisis es tan especulativa como lo ha sido siempre el capitalismo, pues los brutales recortes ponen en peligro tanto la estabilidad económica como el crecimiento en base al crédito. En el capitalismo no hay camino seguro, sino una gestión de la crisis permanente. ¿Vale la pena desperdiciar nuestra vida para esto? Mejor luchemos juntos contra los dictados de los mercados y organicémonos de una vez por todas en Europa. El día de acción europeo del 31 de marzo de 2012 es un primer paso en esta dirección. Las manifestaciones que tendrán lugar de forma simultánea en varios países europeos no son únicamente un símbolo de solidaridad anticapitalista, sino que ya son parte de un debate y de lazos a nivel europeo. Invitamos a todas las iniciativas de carácter emancipador a formar parte de la configuración de este proceso. Tenemos que organizarnos al margen de las vías institucionales y persistir en la lucha. La crisis se manifiesta de distintas formas según nuestros países, pero tenemos una meta en común: no queremos salvar al capitalismo, sino superarlo. Rechazamos las política de defensa de los intereses nacionales y las ideologías nacionalistas. Es importante la lucha contra el desmantelamiento continuo de los derechos sociales, pero nuestras perspectivas van más allá. Debemos acabar con los fatales imperativos del capitalismo y de sus instituciones políticas. La “democracia real”, exigida en muchas protestas, sólo es posible sin capitalismo.


NAFARROA 1512-2012 (EHkL)

2012. urte honetan, 500 urte beteko dira Gaztela-Aragoiko tropek Nafarroako erresuma konkistatu zutenetik. Espainiar nazionalismoaren aldetik, UPN eta haien iritziarekin bat datozenen aldetik bereziki, ohikoa izan da konkista ukatu eta ezkutatzea, Espainiaren batasuna bidezkotzat jo asmoz, gezurrezko historiografia ofizial baten bitartez.

Horren ondorioz, sektore akademiko batzuek eta euskal nazionalismoaren alde politikoak orokorrean kontraeraso bati ekin diote, gertatutakoaren bestelako kontakizuna eratuz eta, bostgarren mendeurren honetan, Nafarroaren askatasuna berreskuratzeko “Nafarroa Bizirik 1512-2012” bezalako ekimenak bultzatuz.
Euskal anarkistok ere zer esan handia daukagu gai honetaz:
Historiaren norabideak nafar erreinua konkistatua izatera eraman zuen, zabalkuntzaren eta monarkia autoritario espainiar zentralizatuaren alde. Horrek, herioa eta suntsipena ekarri zizkien euskaldunei, baina asimilazio eta akulturazio prozesu bat ere bai.

Baina ezin gara espainiar nazionalismoaren antzeko gezurretan jausi, Nafarroak burututako zabalkuntza ukatuz, Gaztela eta Aragoiko erreinuen bitartez, gehiago ezin hedatuz gelditu zen arte; nafar beaumondarrek eta oinaztarrek Gaztelaren alde eta bearndarrek Nafarroaren alde egin zutela ahaztuz, beste era batera gertaturiko borrokak eta izandako erregeak asmatuz, errege ikurrak goretsiz; zenbait dinastiatako erregetxoak goraipatuz eta Nafarroa euskal Estatua izan zela esanez; edo era bateko lurraldetasun historikoa aldarrikatuz, gaur egungo sei merindadeetatik kanpo ia inor nafar sentitzen ez denean.

Konkistak ezin izan zuen ekarri herri oso baten askatasunaren galera, herri hori ez baitzen askea. Herri aske eta autogestionatu batek ez dauka Estatuaren beharrik. Baina horrek ez du esan nahi gaitasun askatzailea daukaten garai hartako batzarra edo auzolana bezalako tresnak baloratu ezin ditugunik.
Geure Estatua berreskuratzeko premia behar faltsu batetik dator: agintari menderatzaileen eta menderatuen arteko erlazioak ahaztuz, nafarrei buruz, klasearteko berniz arriskutsua erabilita hitz eginez.
Zapalduok ez dugu inoiz eduki ezta edukiko Estaturik, Estatuaren izateak berak kentzen baitigu askatasuna. Benetako independentzia osoa Estaturik gabe izango da ala ez da izango. Espainiar eta frantziar estatuen zapalkuntza euskal Estatuarekin trukatuz gero, ez dugu ezer lortuko. Estatutik, kapitalismotik, garapenetik, patriarkatutik, arrazakeriatik, familia edo erlijiotik etorritako edozein eratako agintea desagertzen denean, orduan izango gara pertsona aske eta independenteak.


KATE GUZTIEN AURKA
EUSKAL HERRIA ESTATURIK GABE

INDEPENDENTZIA OSOA

(castellano)

En 2012 se cumplirán 500 años de la conquista del Reino de Navarra por las tropas castellano-aragonesas. Por parte del nacionalismo español, especialmente en su versión foral navarra de UPN y afines, ha sido habitual una negación y ocultamiento de la conquista mediante una historiografía oficial falseada con tal de legitimar la unidad de España. Además de los fastos oficiales previstos de “celebración” de la fecha, unidos incluso a la batalla de las Navas de Tolosa de 1212.

Por ello, se ha contraatacado desde ciertos sectores académicos y desde el campo político abertzale en general, elaborando un relato distinto y reclamando en este quinto centenario una recuperación de la soberanía navarra, mediante iniciativas como “Nafarroa Bizirik 1512-2012”.

Lxs anarquistas vascxs también tenemos mucho que decir:

El curso de la historia llevó al reino a ser conquistado en pro del expansionismo e incipiente centralización de la monarquía autoritaria española. Lo cual supuso muerte y destrucción, pero también acrecentó el proceso de asimilación y aculturación para lxs vascxs.

Pero no podemos caer en falsificaciones similares a las del españolismo, negando el expansionismo que también practicó Navarra antes de quedar encajonada entre Castilla y Aragón; obviando la presencia de navarros beaumonteses o guipuzcoanos oñacinos en el bando castellano y de bearneses en el navarro; mitificando reyes y batallas, enarbolando estandartes reales; reivindicando la figura de reyezuelos de distintas dinastías de diversos orígenes; afirmando categóricamente que Navarra fue “el Estado vasco”; o reclamando cierta territorialidad histórica como si fuera estática e imprescriptible, cuando hoy fuera de las seis merindades casi nadie se siente navarrx.

La conquista no pudo suponer la pérdida de la soberanía de todo un pueblo, ya que ese pueblo no era soberano. Un pueblo soberano, libre y autogestionado no necesita de Estado. Lo cual no impide que sí valoremos elementos de la época como el batzarre o el auzolan que sí tienen capacidad liberadora.

La reclamación de la restitución del Estado propio parte de una premisa falsa: se obvian las relaciones de dominación entre gobernantes y gobernadxs, hablando de “lxs navarrxs” con un peligroso barniz interclasista.

Lxs oprimidxs nunca tuvimos ni tendremos un Estado propio, ya que la propia existencia del Estado es la que nos quita la libertad. La verdadera independencia será total, sin Estado, o no será. No habremos logrado nada si sustituimos la opresión de los estados español y francés por la de un nuevo estado vasco. Seremos personas libres, realmente independientes, el día que desaparezca todo tipo de dominación, ya venga esta del Estado, del capitalismo, del desarrollismo, del patriarcado, del racismo, de la familia o de la religión.

CONTRA TODAS LAS CADENAS

EUSKAL HERRIA SIN ESTADO

INDEPENDENCIA TOTAL


La izquierda monárquica y la apología del Estado (renovando las cadenas)

Hemos entrado en el año 2012, para algunxs, en el año del fin del mundo. Dejando a un lado pronósticos apocalípticos, sin embargo, para algunxs vascxs y algunxs españolxs también es un año para echar la vista atrás. Unxs, celebrarán el segundo centenario de la primera piedra colocada para sepultar definitivamente una íntegra visión del mundo y, desintegrando para siempre los últimos vestigios de democracia que pervivían en el pueblo, ensalzarán la primera victoria del Estado liberal capitalista, es decir, la Constitución de Cádiz de 1812. Lxs otrxs llorarán al viejo reino perdido en 1512, al reino de Nafarroa. Unxs y otrxs coincidirán en un punto: la adoración al Estado-nación.

La lógica de lxs primerxs es totalmente comprensible, aunque deba ser combatida con fuerza por quienes creemos en la libertad. Son defensorxs a ultranza de la España una, grande y libre, y tal constitución es uno de los principales símbolos de su victoria ideológica.  En cambio, la lógica de lxs segundxs es más difícil de entender, realmente curiosa. Y es que últimamente se han escuchado y aún más se escucharán con creciente presencia los discursos apologistas del reino de Nafarroa, partiendo precisamente de algunxs vascxs que se presentan como de izquierda. En cierta medida lo puedo entender, hace tiempo, durante una breve época, a mí también me afectó la fascinación de esa lectura parcial de la historia. De modo que a esa segunda efeméride me referiré en este texto, para aclarar, cuando alabamos con nostalgia el reino de Nafarroa, que estamos reivindicando. La dimensión de este texto y su humilde intención me exigen resumir y simplificar, y tan solo pretende ser un punto de apoyo para el debate y para un desarrollo más extenso de las ideas.

Para aquellxs que viven con la nostalgia del reino de Nafarroa, aquél fue el Estado vasco, fundamento de nuestras libertades y argumento principal en favor de la independencia de la Euskal Herria actual. De este modo, por aquí y por allá leeremos lemas que nos traen a la mente otros más dudosos, como “Euskal Herria una y única”. Estas personas no pueden entender una independencia de los pueblos sin Estado, no les entra en la cabeza. Teniéndose por totalmente vascxs, no se dan cuenta de que su pensamiento está colonizado, que sueñan con replicar las formas adoptadas de una visión del mundo ajena, con desprecio por los pueblos vascos que tanto aman.

De por sí, es curioso que alguien que en el s. XXI se tiene por izquierdista e incluso marxista se defienda una monarquía. ¿Debemos entender que una monarquía que debió perderse en hegoalde en el 1512 era el pilar de nuestras libertades o de las de lxs vascxs de aquella época? ¿Que damos por buena una corona si a la monarquía le añadimos el epíteto de “vasca”? El error, como veremos, es doble. Por un lado, la corona, el mero surgimiento de la monarquía, fue la primera losa para sepultar las libertades populares, el primer golpe para que lxs vascxs perdieran su independencia o su interdependencia opcional. Por otro, aquella monarquía poco tenía ya de vasca. Era una monarquía francesa y, en gran medida, gobernaba en beneficio de los francos, en perjuicio de lxs euskaldunes.

¿Cuál es el origen del reino de Nafarroa? Echando una mirada a la historiografía, veremos que su creación parte de Iruña, la Pompaelus de entonces, y así, en sus inicios, será llamado reino de Pompaelo, Pamplona o Iruña, si se prefiere. La Pamplona de entonces tenía poco que ver con las libertades de lxs vascxs, sus costumbres y su cultura. Siendo una ciudad fundada o refundada por los romanos, era una urbe organizada según sus leyes y visiones. Los francos también le darían su visión, igual que los visigodos. Y a la organización jerárquica y clasista y a su carácter militarista le debía que en ella se enraizara una oligarquía militar impulsada por su división de clases Quien tenemos por primer rey, Eneko Aritza, conformó su reino gracias al impulso de los Banu Qasi, para hacer frente a los carolingios. Los Banu Qasi eran una casta convertida al Islam, quizá de origen romano-hispano, quizá visigodo. No parece que vasco

Sea como fuere, ¿qué trajo el reino a lxs vascxs que vivían en montañas y valles? Convertirse en súbditxs de un rey, con todas las consecuencias que eso supone. En adelante, la democracia popular, que se manifestaba en las asambleas o concejos populares de los pueblos, estaría en perpetua tensión con las ansias de poder del Rey, retrocediendo la independencia del pueblo año a año. Tal imposición haría uso de un argumento principal: la fuerza militar.

Las relaciones entre vascxs hasta entonces horizontales se fueron verticalizando, y fue la monarquía el vehículo utilizado para que el cristianismo también se convirtiera en religión oficial única, puesta fuera de la ley la cosmovisión original, pagana. También fue la institución que convirtió en lengua oficial entre la nobleza el latín y las lenguas romances.

La conversión de Euskal Herriak en Estado sólo fue en detrimento de lxs vascxs. La democracia popular (es redundante, pero hoy en día, cuando la palabra democracia se muestra tan corrompida, debemos ponerle adjetivos que debieran ser innecesarios, para diferenciarla de la actual dictadura partitocrática) quedará bajo una constante amenaza creciente, tomada, en lugar de por el sistema de gobierno que el pueblo se daba a sí mismo, por un privilegio o regalo que el Rey (o el Señor) le otorgaba con “magnanimidad”. Las propias Juntas Generales, serían a menudo utilizadas en favor de los intereses de la oligarquía y en contra del pueblo. Claro ejemplo de ello es que, durante un tiempo, la ley de las Juntas Generales de Bizkaia obligara a que, para tener representación en ellas, los pueblos enviaran alguien que supiera castellano. De ese modo, durante largo tiempo muchos pueblos que no contaban con castellanoparlante alguno quedaron sin voz, hasta que se logró derogar dicha ley. No es casualidad que los fueros viejos y nuevos se redactaran tan tarde y en romance Para entonces, ya existía una elite local dispuesta para reinterpretar la voluntad popular conforme a sus intereses y recoger tal interpretación por escrito. La desconfianza que lxs vascxs tenían a lo escrito (fueran contratos, leyes o literatura) era bien sana y prudente, vaya que sí. Llamar hoy en día a las instituciones territoriales Juntas Generales parece una macabra broma. De los restos de espíritu democrático que conservaban las de cierta época sólo les queda el nombre, también ellas convertidas en un coto para la lucha por los intereses de partido, también ellas mera copia de la dictadura parlamentaria impuesta por la Revolución Francesa.

Se mire por donde se mire, crear estructuras estatales fue el primer golpe para restringir la independencia de los pueblos, y debiéramos tomar como punto de partida de la pérdida de independencia de lxs vascxs la creación de reinos y señoríos, de estructuras jerárquicas y centralizadoras, mucho antes de 1512.

Por otro lado, la versión oficial nos dice que la pérdida del reino de Nafarroa trajo la pérdida del Estado vasco pero, ¿era realmente un Estado vasco aquél que se “perdió” en 1512?

Para entonces, la oligarquía de Bizkaia hacía tiempo que había tomado la decisión de convertir a su Señor en Rey de Castilla, por matrimonio. La mayor parte de Gipuzkoa y Araba también estaban en manos de Castilla, por decisión de los jefes de Estado de cada territorio o por ocupación militar Para entonces, a cambio del respeto de los fueros, las instituciones de Lapurdi también habían decidido aceptar su integración en Francia, y Baiona había sido ocupada militarmente. Zuberoa también había vivido una ocupación militar. Y en ese reino de Nafarroa que quedaba, ¿quién gobernaba? Desde hacía mucho tiempo, tras la muerte del último de la dinastía Ximena, la nueva monarquía había sido traída desde Francia, de la familia de Champagna. Eso había sucedido en el s. XIII. Es decir, que desde el s. XIII, el reino de Nafarroa había estado en manos de dos dinastías francesas, de la familia de Champagna en un principio, y de la de Foix más adelante, estando durante un breve periodo repartida entre los reyes de Francia y Castilla. ¿Eso era el Estado vasco? De hecho, sólo tenemos que ver qué sucedió después de la conquista de 1512 con el Estado vasco “libre”, para conocer con claridad qué trajo la monarquía: en 1589, 77 años después de la famosa conquista, el rey de Nafarroa aceptó convertirse también en rey de Francia, por matrimonio, convirtiéndose para ello al catolicismo, y el siglo siguiente un sucesor suyo decidiría unificar ambas coronas. Tal vez, si Castilla no hubiera conquistado Nafarroa, hoy en día todxs lxs navarrxs serían francesxs, gracias a “su” rey. Y no es de extrañar, fijándonos en el origen de dichos reyes “navarros”. Después de todo, su origen era francés, ¿no?

Además, conviene recordar que la “pérdida” del reino fue instigada o facilitada por las disputas entre los poderosos engordados bajo el manto protector de la monarquía, en gran medida. Las luchas entre agramonteses y beamonteses que nada tenían que ver con los intereses populares abrieron las puertas a tal conquista. Las competencias, juegos sucios y corruptelas para lograr el poder en el Estado vasco, en la monarquía vasca, eran las mismas que había y aún hay en cualquier otra monarquía y cualquier otro Estado. El label vasco no las convertía en más populares, ni más dignas, ni más honestas, ni más democráticas, ni más generosas.

Y un buen número de personas de izquierda miran a esa historia para reivindicar el Estado vasco, para ensalzar una monarquía. También ellxs dirigen su mirada a las decisiones de los poderosos, las oligarquías, los tiranos, según su concepción interpretan la historia de los pueblos. Ello explica que también den por buena otra forma de dictadura de importación, aquélla a través de los partidos políticos y los parlamentos.

Sin embargo, Euskal Herriak debieran mirar a otra historia, a la historia que los señoritos, las elites, los curas, los nobles y los burgueses no han querido escribir, a la historia de lxs de abajo que han intentado en la medida de sus posibilidades borrar y hacer olvidar. Es decir, a la historia de los pueblos, porque tan solo en esos pueblos, en los pueblos soberanos organizados en red, voluntaria y horizontalmente está la clave para una independencia verdadera o, para ser más exactos, para una interdependencia voluntaria. Todos los Estados, sea éste francés, castellano, español o vasco, trabajan, desde su propia fundación, solamente en pos de la destrucción de la libertad, la autoorganización, el apoyo muto y la propiedad comunal de los pueblos. Lxs nuevxs monárquicxs, lxs nuevxs apologistas del Estado, debieran repensar qué significa ser de izquierda. Debieran pensar, cuando reivindican el Estado vasco, si también están pidiendo todo aquello que un Estado implica, es decir, un ejército vasco, una ley vasca de extranjería, una policía vasca, cárceles vascas, represión vasca, capitalismo vasco… Viendo que están dispuestxs a justificar una monarquía vasca, me temo que también deben estar dispuestxs a justificar todo lo anterior, convirtiendo el autoritarismo también en algo hermoso y deseable con sólo colocar por delante un “vasco”.

Si en los centenarios de este año hay algo que debamos reivindicar, que sea la abolición de todo Estado y la soberanía de los pueblos, y que hagamos camino para que Euskal Herriak alcancen la libertad individual y colectiva. Declaremos todos los Estados, las monarquías y las constituciones enemigos de los pueblos, opresores de los pueblos. Por ejemplo, Udalbiltza podría haber sido un modelo interesante, si hubiera sido una institución para la coordinación de las verdaderas asambleas populares organizadas lejos de los intereses partidistas, reflejo de democracia directa, en la senda de una soberanía de facto, pero por desgracia, se ha quedado en algo muy lejano a ello, convertido en otro escenario dentro de las luchas por el poder. Reivindicar los sistema de arriba abajo que han funcionado de sepultureros de los modelos de abajo arriba no va a hacer un gran favor a la libertad.

Lxs libertarixs tenemos una responsabilidad histórica para, frente a todo Estado, impulsar una construcción realmente popular, y estamos en el año adecuado para sumergirnos en tal tarea. Como nos ha mostrado Jose Mari Esparza en su libro, en la historia han existido numerosos mapas que han recogido a Euskal Herriak, que han reflejado diversas visiones e intereses políticas y administrativas. Ya es tiempo de que más allá de las decisiones de los de arriba, de los vencedores, los pueblos vascos, las gentes vascas, por voluntad de todas las personas que hoy viven en nuestros pueblos, soberanamente, libremente, dibujen un mapa configurado desde abajo

Asel


¿Estado vasco? Ni restituido ni nuevo

Tras la publicación del artículo “Ezker monarkia zalea eta Estatuaren apología (kateak berritzen)” y después su traducción en castellano “La izquierda monárquica y la apología del Estado (renovando las cadenas)” por parte de Asel Luzarraga, quería hacer mi humilde aportación al debate sobre el tema.

De entrada, tengo que decir que comparto completamente el fondo de la reflexión: negar la nostalgia por el viejo Reino (supuesto Estado vasco) utilizada como manera de justificar el derecho de Euskal Herria a conformar un Estado. Queda bastante claro que esto es inadmisible para aquellos que aspiramos a una independencia sin Estado, pero también por gente cercana a la Izquierda Abertzale más oficial (1), pese a lo hegemónico de esta corriente nabarrista en los últimos tiempos (también reflejada en el nacionalismo moderado, históricamente a través de Irujo y actualmente a través de Nafarroa Bai, Zabaltzen y Geroa Bai), especialmente al acercarse el aniversario de 1512.

En el sentido de por qué tenemos derecho a decidir nuestro propio futuro, creo que Esparza da en el clavo: porque nos da la gana, así de simple. A parte de eso tan obvio, constitumos un pueblo (llamémoslo pueblo, nación…) diferente (ni mejor ni peor) el cual surge de la convivencia en común, nexos económicos, sociales, lingüísticos, políticos e incluso avatares históricos. Pero el punto decisivo es que es un fenómeno eminentemente social que implica lo siguiente: que sus gentes se autoidentifiquen como pertenecientes a ese algo, en ocasiones tan sólo visto de forma negativa, frente a la imposición, negación, aculturación y represión de los Estados español y francés. De esta manera la nación no es algo estático, especialmente analizando la problemática nacional desde una óptica libertaria y comunitaria, desde la que la independencia es un radical ejercicio de autodeterminación y federalismo. Por todo ello, no tiene ningún sentido reivindicar la demarcación territorial de un Reino hace ocho siglos: fue un episodio de cierta relevancia en la historia de los pueblos vascos, pero no es ningún argumento de autoridad para tener derecho a restituir aquel supuesto Estado vasco.

Los avatares históricos

En cuanto a si realmente fue el Reino de Pamplona-Navarra el Estado vasco, estoy de acuerdo con las aportaciones hechas: la dudosa euskaldunidad de las altas instancias del Reino, la naturaleza de las distintas dinastías, etc. Sin embargo, creo que se pueden añadir más ingredientes. Como poco, la obviedad de que la expansiones y contracciones territoriales del Reino se produjeron en el contexto de la Reconquista, con la competición entre los distintos reinos cristianos, alianzas matrimoniales, tensiones, etc. (2) Por ello carece de sentido hablar de la supuesta intención de la monarquía navarra de unir a todos los territorios vascos bajo su yugo para vaya usted a saber qué.

En este punto es necesario hablar de la territorialidad de Navarra y su coincidencia con el tradicional zazpiak bat abertzale. Aquel momento histórico fue un momento muy concreto, totalmente arbitrario: unos pocos años del reinado de Sancho VII el Fuerte, Antso Azkarra (hasta 1200). El resto de los 1000 años que existió el Reino (algo más de 300 de ellos ya bajo el Rey de España) su territorio fue o mayor o menor de lo que convencionalmente se acepta como Euskal Herria. Obviando que para antes de 1200 zonas como las Encartaciones/Enkarterri ya eran Castilla, y que Lapurdi o Zuberoa tan sólo eran condados vasallos del rey navarro (con dudas en el caso labortano).

De Sancho el Fuerte y su emblema personal también es necesario hablar: el arrano beltza. Símbolo del Reino (presente hoy en día en la Diputación de Navarra, por ejemplo) que fue recuperado bastante recientemente para el nacionalismo vasco por Telesforo Monzón, como reivindicación de la agrupación de los territorios vascos bajo el Reino navarro. Ni que decir tiene mi opinión sobre la utilización de este símbolo, después de lo ya dicho, a parte de su naturaleza real.

Siguiendo con los temas de la conquista, creo que no hay que omitir información. Si bien es cierto que la nobleza del Duranguesado se decantó por pasar a estar bajo Castilla, en Gipuzkoa no fue del todo así. Hubo una división entre oñacinos (pro-Castilla) y gamboínos (pro-Navarra) que se materializó en las llamadas guerras banderizas. En el caso de Vitoria/Gasteiz, la ciudad aguantó un año el envite de las tropas castellanas, hasta que pidieron permiso al rey navarro para rendirse. Para desmitificar esta supuesta armonía de los vascos bajo el yugo navarro, conviene no olvidar tampoco las batallas de Beotibar (1321) entre guipuzcoanos y navarro-gascones; la de Belate (1512) y sus doce cañones arrebatados a los navarros presentes en el escudo de Gipuzkoa hasta hace bien poco; además de la obvia participación de vascongados y navarros beaumonteses en las filas castellanas en la conquista de Navarra.

En cuanto a Iruñea o Iruña, por lo que me toca, no se puede olvidar la realidad de los tres burgos diferenciados, separados por murallas. La Iruña vascona primigenia sobre la que se hizo el asentamiento romano se encontraba en la zona más alta, lo que más tarde fue el burgo de la Navarrería, poblado por vascones (y más tarde también por judíos), y con su propio fuero. Los otros dos, mayoritariamente francos (así como Estella/Lizarra, enclave comercial en el Camino de Santiago), eran San Nicolás y San Cernin, también con sus fueros. Su relación fue inestable, con periodos de guerra incluidos, hasta la unión que ordenó el rey Carlos III en 1423.

Por último, brevemente, si bien la creación de un reino supuso una evidente pérdida de libertad para los pueblos vascos (sin caer en idealizar la arcadia premoderna democrática), “antes fueron leyes que reyes”, y siempre hubo un conflicto con el poder real, limitándolo a través del juramento de los fueros y la vigencia del derecho consuetudinario, como por ejemplo con las Juntas de Infanzones de Obanos.

La legitimidad que ofrece un Estado

Para el nacionalismo vasco estatista, ya sea este jeltzale o socialista, el objetivo es la creación de un Estado vasco independiente. Una vez en este punto, resulta demasiado fácil recurrir a la existencia anterior de un Estado vasco como forma de legitimación y de defensa frente al nacionalismo español, que bombardea mediáticamente con la idea de que Euskal Herria es una entelequia, que no existe, etc.

De esta manera se olvida la mítica cita del rebelde Mark Legasse al respecto:

Alabado sea el pueblo que, por amor a una lengua sin diplomas y a un país sin diplomáticos, no tiene cabida ni en la Historia ni en la Geografía, ni tan siquiera un banquillo en el concierto de las naciones. Tan invencible como el viento del desierto, pasa por las dunas de los siglos, elegante y discreto, sin dejar más huella que el albatros sobre las olas del mar.” Mark Legasse

A mi parecer, esto lo apunta muy acertadamente Juantxo Estebaranz (3) afirmando que se busca justificar la soberanía debido al “reconocimiento por las cortes europeas” del momento, denunciando la “usurpación” castellana, residiendo la soberanía en la monarquía navarra. Y es que el reconocimiento internacional da caché, que se lo digan si no en Aiete…

“La huída hacia delante de un nacionalismo revolucionario vasco que pretendía mediante esta fuga desasirse de la crítica académica y política que hacía palanca en la invención de la tradición vasca, hace que nos encontremos a través de la elección y reivindicación de Sancho el Grande, ante una corriente política que pretendiendo armarse de verdad histórica reincide en los mismos mecanismos arbitrarios, vícitma de su renovado afán por encontrar un determinado episodio histórico que pueda acoplarse a su cuerpo reivindicativo.”Juantxo Estebaranz

En este momento volvemos al principio. ¿Por qué debemos ser libres? Por nuestra libre decisión, valga la redundancia. El derecho a la independencia no emana de la existencia de un Estado anterior, ni mucho menos de la soberanía que exige que sea respetada el misterioso y pintoresco Blas de Beaumont (4).

Queremos la independencia y queremos que sea total, en todos los ámbitos de nuestras vidas. Y para eso no necesitamos remontarnos a ningún viejo reino ni ondear ningún viejo estandarte real. Con quererla nos basta. Y en eso estamos.

Como dicen los irlandeses, más que curtidos en su lucha por la independencia: TIOCFAIDH ÁR LÁ

OUR DAY WILL COME

GURE EGUNA HELDUKO DA

NUESTRO DÍA LLEGARÁ

(1) El citado J.M. Esparza, en Diario de Noticias de Navarra, respondiendo a las críticas hechas a su libro “Mapas para una Nación” desde sectores nabarraosoistas. http://www.noticiasdenavarra.com/2012/01/04/opinion/tribuna-abierta/la-raya-de-nuestro-pais

(2) Video: http://www.youtube.com/watch?v=o_9ue-U0raI&feature=youtu.be
Mapa: http://nabarlur.blogspot.com/p/la-conquista.html

(3) Juantxo Estebaranz “Nabarra y el igualitarismo del tercer milenio” (Ekintza Zuzena, nº 37) http://www.nodo50.org/ekintza/article.php3?id_article=514

(4) http://casarealdenavarra.blogspot.com/

un miembro de Nafar Libertarioak